viernes, 6 de julio de 2012

EL INVERNADERO DE SCHÖNBRUNN

 La Casa de las Palmeras de Schönbrunn es uno de los mayores invernaderos del mundo.
En 1753, el emperador Francisco I, marido de la emperatriz Mª Teresa, compró un emplazamiento al lado del palacio para crear un jardín holandés.
Adrian van enchufe Hoven y su ayudante Richard van der Schot erigieron un gran invernadero en casas de cristal.
Como las plantas exóticas necesitaban unas condiciones adecuadas, el emperador Francisco José I hizo construir una estructura de hierro totalmente acristalada para albergar las plantas del antiguo invernadero y otras nuevas que se habían adquirido a través de los años.
El 21 de febrero de 1945, el acristalamiento de la Casa de las Palmeras fue casi destruido totalmente por un gran bombardeo, pero algunas plantas se salvaron, porque pudieron sobrevivir a la temperatura de la época.

La Casa de las Palmeras -que contiene 600 toneladas de hierro forjado ,120 de hierro fundido, una longitud de 111 m, 29 m de anchura y 25 de altura- está recubierta por unas 45.000 hojas de vidrio.
Está distribuida en tres pabellones:
El centro de clima mediterráneo une el norte de clima subtropical fresco y el sur de clima tropical húmedo y cálido.En la sala principal del centro se ven unas enormes palmeras que enriquecen el escenario.
Al entrar, se penetra en unas cuevas, parecidas a las rupestres, incluso con pinturas parecidas de aquella época y de pronto, te sumerges de lleno en la naturaleza y tanto, si se es aficionado a la botánica, como si no, se disfruta enormemente en este entorno tan mágico. Recorriendo el recinto se pueden contemplar toda clase de plantas que forman un hermoso vergel que invita al relax. Si no lo has visitado nunca, debes hacerlo, te fascinará su belleza. Es uno de los lugares de Viena dignos de visitarse.

**Desde elebe puedes sacar entradas 
para los sitios turísticos de Viena, aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada