miércoles, 8 de marzo de 2017

Hedy Lamarr. Bella actriz de cine e inventora... o viceversa

La belleza y la ciencia conforman la personalidad de una de las actrices más bellas del cine.

Hedy Lamarr, cuyo nombre verdadero era Eva Maria Kiesler, nació en Viena el 9 de noviembre de 1914, única hija de un banquero de Lemberg y una pianista de Budapest, de origen judío.

Hedy Lamarr in a 1940 MGM publicity still.jpg

De Employee(s) of MGM -
  Ebay (archive),
Enlace
Poseedora de una gran belleza, no quería que la viesen sólo como una mujer de gran atractivo físico, sino que valorasen también su inteligencia, como demostró con su capacidad para los inventos. Fue la promotora de la conexiones inalámbricas, predecesoras de la actual Wifi.
Desde muy pequeña demostró su aptitud para las ciencias y para el piano que tocaba magistralmente.
Empezó la carrera de ingeniería a los 16 años, pero la abandonó para dedicarse al arte escénico.
Max Reinard la descubrió y la llevó a Berlín para formarla en el teatro. Al terminar volvió a Viena para rodar "Éxtasis" en 1932, con el director Gustav Machaty.
La película causó gran impacto, porque aparecía casi desnuda y simulaba un orgasmo, nunca antes visto en el cine convencional, censurada por el Vaticano se prohibió su proyección en los cines, pero una de las copias llamó la atención de Fritz Mandl, un industrial armamentístico, también judío, que se enamoró de la joven y pidió la mano a su familia.

Cartel de la película "Extasis" de Hedy Lamarr
Cartel de la película
Sus progenitores dieron su consentimiento porque no veían clara la trayectoria de su hija, y sabían que su futuro yerno era uno de los empresarios más ricos de Austria. Era bastante mayor para ella, lo que influía para que se opusiese a la boda, pero Hedy tuvo que hacerlo para obedecerles.

El marido era muy celoso y no podía hacer nada si no estaba él presente. incluso cuando se bañaba, tenía que hacerlo en su compañía.
Como la obligó a asistir a todas sus reuniones de negocios y cenas de empresarios, fue asimilando los pormenores de los armamentos y estrategias de la época, y, debido al aburrimiento de su vida, volvió a sus estudios de ingeniería y acabó la carrera.
Aunque tenía coches, vestidos, joyas y vivía en un castillo de Salzburgo, Hedy consideraba que vivía en una jaula dorada, con una libertad inexistente. No podía hacer nada sin la supervisión de su marido y decidió escapar, cosa difícil, porque estaba muy vigilada. 
Sobornó a su doncella, se llevó todas las joyas y huyó en un automóvil, hasta París y luego pudo llegar a Londres y embarcarse en el "Normandie", donde conoció a Louis B. Mayer.
En el mismo barco firmó el contrato para nuevas películas y se cambió el nombre. A partir de entonces surgió Hedy Lamarr, una rutilante estrella que encandiló a todos los públicos.

Durante la guerra vendió bonos y besos, recaudó millones de dólares para la causa.
Junto a George Anthell, pianista y compositor tecnológico idearon un sistema de misil teledirigido con cambio de frecuencias que no pudiera ser detectado por el enemigo. - Hedy ya había ofrecido sus inventos al gobierno americano, que habían sido rechazados porque no creían que una mujer tan bella pudiese ser inventora de artefactos bélicos.

Obtuvieron la patente por su sistema de comunicaciones secreto, que sus detractores empujaron al olvido, hasta que el año 1962, con la patente caducada, vieron la utilidad del mismo - Al estar sus patentes con su nombre de casada, no obtuvo por ellas ningún reconocimiento público.
También inventó un collar fluorescente para perros y un método para quitar las arrugas.

Tuvo una vida un poco agitada. Se casó 6 veces, divorcios, amantes y tres hijos. La detuvieron por su cleptomanía que no podía evitar.

Von Haeferl - Eigenes WerkCC BY-SA 3.0
Murió en Florida el 19 de enero del 2000, mientras dormía.

Su hijo Loder, después de luchar por revitalizar la memoria de su madre, se trasladó a Viena para esparcir la mitad de las cenizas en los Bosques de Viena, según los deseos de su madre, y también para que el Ayuntamiento le diese un lugar adecuado en el cementerio, lo que consiguió ocho años después, con motivo de su centenario.
Hedy Lamarr ha demostrado que la belleza no está reñida con la ciencia.

Su epitafio dice: "Las películas ocupan un cierto lugar en un cierto período de tiempo, la tecnología es para siempre"

El 9 de noviembre es el "Día del inventor" en honor a esta gran estrella del cine...

 ya podría llamarse el de las "Personas inventoras" ¿no creéis?? ;D





miércoles, 11 de enero de 2017

Planta de incineración de residuos en el distrito Spittelau, Viena



Existe en Viena una planta incineradora diseñada por Hundertwasser, que es la admiración de todo visitante. Este arquitecto es muy atípico y su estilo difiere mucho de los cánones normales. En ninguna de sus obras descubriremos  ni una línea recta.
Él creía que los edificios tenían que ser coloridos y no presentar este colores grises tan poco atractivos.  Al mismo tiempo, también era ecológico, así que no es de extrañar que le propusiesen el diseño de una fábrica que reuniera estos dos requisitos: arte y ecología.


La planta de Spittelau, que en alemán se llama "Müllverbrennungsanlage" fue construída entre 1969 y 1971. Sin embargo, sufrió un incendio en 1987 que destruyó gran parte de sus instalaciones  pero en lugar de derribarla totalmente la reconstruyeron porque constaba de una moderna calefacción urbana que no podía perderse.  Además, el alcalde de Viena, Helmut Zilk quería que no dañara el medio ambiente y fuera una obra de arte; así que contrató a Hundertwasser para que diseñara la nueva planta, lo que hizo entre 1988 y 1997.