jueves, 23 de agosto de 2012

Viena en agosto con niños

Hace unos meses contacté con elebe para que mejorase nuestro planing de vacaciones en verano en Viena. Nunca me imaginé que sería tan relajante ir con niños y que todos nos lo pasaríamos tan bien en una ciudad tan grande y llena de turistas en esa época del año.

Me aconsejaron sacar los billetes con la antelación necesaria para reducir gastos (165 euros ida y vuelta por persona), dormir en un hotel cerca del aeropuerto de Barcelona que tuviera servicio transfer gratuito hasta el mismo, (nuestra ciudad está a más de 300 kilómetros y el avión salía muy temprano) reservamos un apartamento en Viena céntrico y muy bien comunicado con metro, tranvía y autobús.


El viaje hasta Barcelona en autobús fue muy cómodo, llegamos a Sants donde nos vino a buscar el autobús del hotel, descansamos aquella noche y nos llevaron al día siguiente al aeropuerto a la hora solicitada. ¡Viajar con niños descansados es imprescindible para el bienestar general! 
A la hora de comer ya estábamos en Viena, en un aeropuerto en el que en cuanto bajas del avión te están esperando tus maletas y aunque parezca increíble, se molestan en ordenarlas de manera ¡que salen juntas todas las de la familia!
Allí nos estaba esperando el personal de elebe.
 Nos informaron sobre las tarifas de transporte más favorables para nuestra estancia en Viena, nos acompañaron hasta el apartamento que habíamos reservado y se aseguraron de que era de nuestro agrado y de que era conforme a nuestros requisitos acordados. Luego nos dieron las pautas y consejos para movernos por la ciudad.

Tuvimos suerte, durante toda nuestra estancia hizo mucho calor. Por las mañanas visitamos palacios, museos, etc., y comíamos en los restaurantes aconsejados la comida típica austríaca que elebe sugería para niños y adultos, y por las tardes acudíamos a parques, jardines, bosques y piscinas marcados en sus recomendaciones. La oferta cultural también continuó algunos días por la noche, con el festival de cine y demás propuestas ofrecidas.



La combinación de turismo por la mañana y ocio infantil por la tarde que nos sugirieron fue perfecta. ¡Los niños no se querían volver el último día!




Recomendaciones:
  • El transporte en Viena para menores de 6 años es gratuito. Es más barato sacarse el bono semanal que el ticket de 3 días.
  • El agua de grifo de Viena es mineral, mejor que la que se compra allí en botella. Os sugiero comprar botellas y rellenarlas del grifo, hay que tener en cuenta que en algunos establecimientos pedir agua cuesta hasta 3,30 euros una botella de 30 cl. Si cada uno lleva su mochilita con agua, se pueden ahorrar unos 20 euros al día. 
  • La comida, sin embargo, es barata. Hay menús por 8,50 euros. Eso sí, en lugares que desconocemos los turistas. Hemos estado en restaurantes con parques para niños, tirolinas, colchonetas, bolas… que permitían “desfogarse” a los niños y tomar el café relajadamente a los padres. 
    
(Susana nos ha visitado este verano y nos ha mandado su artículo, GRACIAS!!)

Desde elebe puedes sacar entradas para los sitios turísticos de Viena, aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada