miércoles, 27 de junio de 2018

Michaelerkirche - La iglesia de San Miguel


La iglesia de San Miguel (Michaelerkirche en alemán) es una de las más antiguas de Viena.

Situada en el distrito 1 de la ciudad, en la Michaelerplatz, fue edificada entre 1219 y 1221 por mandato del duque Leopoldo VI de Babenberg.

En su principio era de estilo románico tardío, pero después, a lo largo de las épocas se le añadieron elementos barrocos y neoclásicos.

Junto con la de los Agustinos, era la iglesia parroquial de la Corte Imperial.
Consta de una nave y dos pasillos góticos; sin embargo, las capillas laterales se agregaron más adelante. La central y norte del coro son de estilo barroco.
La capilla del sur (Nikolauskapelle) muestra esculturas góticas de piedra de Santa Catalina y San Nicolás, donada por un cocinero del duque, en agradecimiento por haberse librado de una culpabilidad de envenenamiento.

El órgano barroco de tubos dorados de 1714  de Johan David Sieber es el más grande de Viena. El Requiem de Mozart se interpretó por primera vez en esta iglesia en memoria del compositor el 10 de diciembre de 1791. 

La fachada actual de 1792 de estilo neoclásico, típico del reinado de José II, fue obra de Ernest Koch.
Sobre la entrada y encima del frontón y de las columnas dóricas hay un grupo de ángeles alados y San Miguel, que mata a Lucifer, esculturas esculpidas por Lorenzo Martinelli quien también es autor del Hércules a la entrada del Hofburg.
Su campanario gótico poligonal del S.XVI es todo un símbolo en Viena.
Esta iglesia  famosa por su gran cripta (Michaelergruft), ubicada debajo del suelo, alberga los ataúdes de nobles y aristócratas con su escudo correspondiente encima de las losas de mármol.

Debido a unas condiciones climáticas muy especiales, hay más de 4000 cadáveres bien conservados, que están momificados con los atuendos que llevaban cuando los enterraron.
Para los menos adinerados había un cementerio al lado, pero más tarde, el cementerio fue trasladado a las afueras de la ciudad.


Es una iglesia muy bonita y como está en el centro es muy visitada. Además, en la plaza descubrieron unos restos arqueológicos romanos que debían ser las residencias familiares de los soldados de este asentamiento romano de Vindobona, actual Viena, que son accesibles al público y cuya presentación fue diseñada por Hans Holbein.  Se recomienda  la visita al Museo romano para tener más información sobre la Viena romana, cuyo recorrido resulta interesante. ¡No dejéis de visitarlo!
Más información en http://www.michaelerkirche.at/