miércoles, 27 de junio de 2018

Michaelerkirche - La iglesia de San Miguel


La iglesia de San Miguel (Michaelerkirche en alemán) es una de las más antiguas de Viena.

Situada en el distrito 1 de la ciudad, en la Michaelerplatz, fue edificada entre 1219 y 1221 por mandato del duque Leopoldo VI de Babenberg.

En su principio era de estilo románico tardío, pero después, a lo largo de las épocas se le añadieron elementos barrocos y neoclásicos.

Junto con la de los Agustinos, era la iglesia parroquial de la Corte Imperial.
Consta de una nave y dos pasillos góticos; sin embargo, las capillas laterales se agregaron más adelante. La central y norte del coro son de estilo barroco.
La capilla del sur (Nikolauskapelle) muestra esculturas góticas de piedra de Santa Catalina y San Nicolás, donada por un cocinero del duque, en agradecimiento por haberse librado de una culpabilidad de envenenamiento.

El órgano barroco de tubos dorados de 1714  de Johan David Sieber es el más grande de Viena. El Requiem de Mozart se interpretó por primera vez en esta iglesia en memoria del compositor el 10 de diciembre de 1791. 

La fachada actual de 1792 de estilo neoclásico, típico del reinado de José II, fue obra de Ernest Koch.
Sobre la entrada y encima del frontón y de las columnas dóricas hay un grupo de ángeles alados y San Miguel, que mata a Lucifer, esculturas esculpidas por Lorenzo Martinelli quien también es autor del Hércules a la entrada del Hofburg.
Su campanario gótico poligonal del S.XVI es todo un símbolo en Viena.
Esta iglesia  famosa por su gran cripta (Michaelergruft), ubicada debajo del suelo, alberga los ataúdes de nobles y aristócratas con su escudo correspondiente encima de las losas de mármol.

Debido a unas condiciones climáticas muy especiales, hay más de 4000 cadáveres bien conservados, que están momificados con los atuendos que llevaban cuando los enterraron.
Para los menos adinerados había un cementerio al lado, pero más tarde, el cementerio fue trasladado a las afueras de la ciudad.


Es una iglesia muy bonita y como está en el centro es muy visitada. Además, en la plaza descubrieron unos restos arqueológicos romanos que debían ser las residencias familiares de los soldados de este asentamiento romano de Vindobona, actual Viena, que son accesibles al público y cuya presentación fue diseñada por Hans Holbein.  Se recomienda  la visita al Museo romano para tener más información sobre la Viena romana, cuyo recorrido resulta interesante. ¡No dejéis de visitarlo!
Más información en http://www.michaelerkirche.at/ 


jueves, 17 de mayo de 2018

Elsa Prochazka, arquitecta austríaca

El mundo de la arquitectura ha pertenecido casi siempre a los hombres, al menos, han sido los más valorados, pero en nuestros días las mujeres han empezado a destacar en todos los ámbitos: profesionales, sociales y económicos
A principios del S.XX, Helene Koller- Buchwieser ya fue una arquitecta reconocida que participó en la reconstrucción de Viena, después de la Segunda Guerra Mundial, otro día hablaremos sobre ella, pero hoy nos vamos a centrar en una de las arquitectas más modernas y actuales.
Elsa Prochazca nació el 25 de agosto de 1948 en Viena.  Estudió en la Academia de Bellas Artes, donde obtuvo un master de arquitectura en 1973. Fue la única mujer en el aula de Plischke entre los años 1966 y 1973.
Sus diseños están influenciados por las diversas corrientes artísticas desde los años 20 de Josef Frank, que apostaba  por un ideal de vida más confortable con coloridos naturales, al revés del modernismo  de Corbusier, hasta los 70 en que se empieza a potenciar un estilo más cotidiano y genérico.
Esta arquitecta e ingeniera civil con oficina propia en Viena ha diseñado edificios públicos, proyectos de urbanización, exposiciones y ha proyectado también párquines con luz natural, ascensores transparentes y servicios para viviendas de protección oficial.

Durante 4 años -de 1992 a 1996- Elsa fue profesora de diseño en el entorno urbano de la Universidad de Kassel y de 1998 a 2001 en el departamento de arquitectura en la University College de londres.
En 2005 realizó un proyecto de diseño del interior del barco "Negrelli" que utilizaron sus estudiantes como aula de trabajo para navegar desde Linz al Mar Negro.
En otro trabajo de las cuevas de hielo, en el que participaron 60 estudiantes diseñó tarjetas, postales, logotipos , senderos, lugares de interés... incluso productos comerciales.
Ha recibido numerosos premios por sus diseños, como el Adolf Loos por el diseño de la librería Bibelwerk de Viena
Aparte del diseño de librerías, cafés y museos, también es la responsable de los edificios residenciales Margarete- Schutte -Lihotzky hof y del desarrollo de vida rentable Vienna Donaustadt.
Ha participado en varias exposiciones como la "Wiener Mobel"(Secesion 1989).
En 2003 diseñó el escenario para la obra "Don Juan viene de la guerra" en el Volkstheather de Viena.
Además de otros galardones, recibió el premio ciudad de Viena en 1997, en el 2004 la medalla de Plata por sus servicios a la ciudad y el Premio de Mujeres de Viena en el apartado de arquitectura.
Desde 2014 es directora del Consejo Asesor de Planeamiento de urbanismo de Salzburgo y del de Arquitectura de la compañía inmobiliaria.
Esta mujer ha demostrado que las mujeres pueden ser arquitectas, ingenieras, … con gran éxito.
Ahora, imaginamos que habrá más personas del género femenino en las aulas de arquitectura y que sus diseños pueden triunfar como los de Elsa Prochazca.
Y como colofón nombramos a cinco mujeres científicas que van a recibir la medalla de las Cortes de Aragón, el máximo galardón de esta comunidad en España. Pilar Gayan investigadora, la paleontóloga Gloria Cuenca, Mª Jesús Lázaro doctora en ciencias químicas, Julia Herrero del centro universitario de defensa y Concepción Gimeno promotora de la ruptura de obstáculos que encuentran las niñas en el ámbito científico. Con eso se  demuestra que las mujeres van escalando puestos de responsabilidad.
Todas ellas animan a las mujeres a cursar carreras científicas para que contribuyan al progreso de la sociedad. ¡Ánimo mujeres a participar en la ciencia!

martes, 6 de marzo de 2018

El Parque de Rudolf Bedner



Con la llegada de la primavera, los jardines de Viena se llenan de flores y fragancias que embellecen aún más la ciudad imperial.  Pasear por sus parques y jardines es una delicia. 

antigua estacion del norte de Viena
Obras en la antigua estación del Norte. Foto: elebe.at
 En el distrito dos hay uno de los parques más grandes de Viena. En sus casi 31.000 metros cuadrados se puede disfrutar tanto de la naturaleza como de actividades deportivas.
El parque está situado en el área de la antigua estación de Nortbahnhof,  zona de descarga de la estación ferroviaria más importante de Viena hasta el 1918, que sigue siendo propiedad de la OBB -infrastructur AG, pero que gracias a la cooperación de la ciudad de Viena y el Fondo residencial vienés están construyendo apartamentos para unas 20.000 personas y dando puestos de trabajo a 22.000 personas hasta cerca del 2025.
En el año 2005 hubo un concurso de los jardines de Viena para planificar el parque financiado por la UE.  Lo ganó el de Hager Landschaftsarchitektur de Zurich.
En 2007 se inauguró y al año siguiente tuvo lugar su apertura.
Bedner Park Wien
El parque de noche:Foto: elebe.at
Aparte de los 280 árboles que conforman el parque, hay zonas de actividad deportiva para todos: jóvenes, niños y niñas, padres, madres, abuelos... pueden disfrutar de los juegos y la tranquilidad del mismo.
Hay cuerdas para escalar, toboganes, columpios, hamacas para tumbarse y gozar de la naturaleza  mientras  los más jóvenes se divierten con toda clase de juegos.

Bedner Park Wien
Con o sin nieve, siempre hermoso
En una parte se ubican pistas de patinaje y streetball; canchas de baloncesto, mesas de ping-pong y  en otra zona podemos encontrar distintos aparatos para jóvenes, adultos y naturalmente personas mayores, de modo que la gente de la tercera edad también puede recrearse en estas instalaciones.

Una parte del terreno está reservado para una escuela primaria y una guardería, que no solo tienen allí su patio de recreo sino que pueden disfrutar de todo el parque con los niños, yendo a correr o a haciendo otro tipo de actividades.

Bedner Park Wien
Rudolf Bedner Park: Foto: elebe.at
Aunque no llega a sus grandes dimensiones supone un complemento verde ideal al famoso Prater, al Augarten y a la Isla del Danubio y hace que este distrito sea privilegiado. Ahora que se acercan la primavera y el verano es un lugar estupendo para descansar y deleitarse con todo lo que ofrece.
Si vais a Viena, no dejéis de visitar este enclave del distrito 2.
Es un lugar fabuloso y digno de disfrutarlo. ¡No os lo perdáis!

jueves, 18 de enero de 2018

Iglesia de San Carlos Borromeo



En Viena no sólo hay parques, jardines y palacios, también podemos encontrar una gran cantidad de iglesias de distintos estilos y religiones y quizá una de las más bonitas y fotografiada sea la de San Carlos Borromeo (Karlskirche).

Esta iglesia barroca situada en la Karlsplatz está enfrente de una fuente ovalada que forma un estanque con unas figuras en el centro y unas gradas, donde te puedes sentar para descansar y contemplar la fachada del templo.


Cada año, en la plaza de la iglesia se monta uno de los famosos mercadillos de Navidad, al igual que en casi todos los distritos de Viena, ofreciendo a los visitantes una variación de distintos productos, con el colorido y la alegría de estos días previos a la navidad. Precisamente en adviento, en ocasión del mercado de navidad, un año en diciembre me sorprendió que este espacio estuviera lleno de paja y los niños y niñas disfrutaban con sus juegos, revolcándose en ella.


La peste era una epidemia que mataba a miles de personas y que sin los medicamentos actuales era temida por toda la sociedad.

En el año 1713, el emperador Carlos VI prometió  erigir una iglesia en honor de San Carlos Borromeo, víctima de la peste en Italia, en el año 1576, si finalizaba la epidemia; en agradecimiento y para pedirle su protección en el futuro.


El famoso arquitecto Johan Bernard Fisher von Erlach fue elegido para construir la iglesia que se inició en 1716 con el dinero de los judíos y con la aportación de los países que pertenecían a los Habsburgo.

Al morir el arquitecto en 1723, su hijo Joseph Emanuel Fisher von Erlach continuó la obra, que finalizó en 1737 ,cambiando el proyecto de su progenitor lo que ocasionó un conglomerado de estilos arquitectónicos que hacen única esta iglesia.


En la fachada vemos un pórtico griego, las columnas de inspiración barroca, con relieves de la vida del santo y en el frontón se refleja el sufrimiento de la ciudad durante la peste. Las escaleras de la entrada están flanqueadas por ángeles representantes del viejo y el nuevo testamento; los pabellones laterales son de influencia china. Domina el conjunto una inmensa cúpula de 80 metros que crea un efecto majestuoso.


El interior muestra tallas y retablos realizados por los más famosos artistas de la época. Al subir con un ascensor 32 metros se pueden contemplar los magníficos frescos de la cúpula que ocupan 1250m², pintados por Johann Rottmayr de Salzburgo, que representan el apoteosis de San Carlos Borromeo y ver, al mismo tiempo, toda la panorámica de la iglesia.

El altar mayor, diseñado por Fisher von Erlach ha sido restaurado y los visitantes pueden verlo con toda la brillantez de antaño.

Si les gusta la música se pueden deleitar con conciertos de Mozart o Vivaldi.





Está en un enclave muy bonito y la iglesia es magnífica, tanto por dentro como por fuera. Vale la pena visitarla.

Horario del ascensor: de lunes a sábado de 9 a 17 horas y domingo de 12 a 18:30.

jueves, 19 de octubre de 2017

Josef Madersperger, pionero inventor de la máquina de coser


"Mano de costura", „Nähhand“, Josef Madersperger, 1830, Museo Técnico de Viena
"Mano de costura" de Josef Madersperger. Museo Técnico de Viena
Actualmente las máquinas de coser son eléctricas, automáticas, casi cosen solas, pero en siglos anteriores las mujeres y los hombres no disponían de este instrumento y tenían que coser a mano prendas de toda índole, lo que significaba que sólo las personas más pudientes podían disponer de más de un vestido o abrigo, fastuosos vestidos y abrigos, que cosían amas de casa sin recursos, dejándose la vista día y noche, trajes y atuendos que ellas no podían vestir. También había sastres que, al igual que las mujeres, tenían que coser a mano abrigos y prendas muy complicadas para hombres adinerados. La máquina de coser no es invento de una persona, ni de un momento. De los cuatro inventores, Josef Madersperger y el francés Barthélemy Timonnier eran sastres, Elías Howe (norteamericano) era ingeniero y el otro americano Walter Hunt, mecánico. Lo que significa que las profesiones han influido en el invento.
Josef Madersperger nació en Kufstein, un pueblo del Tirol, el 6 de octubre de 1768, y se trasladó a Viena con su padre en 1790, donde trabajó de sastre. Este oficio le hizo pensar en transformar la ardua tarea del cosido, por un artefacto que facilitase la tarea. Empezó a desarrollar su idea en su tiempo libre e
Monumento en memoria de Madersperger en Kufstein
Homenaje a Madersperger en Kufstein
invirtió sus ahorros en la fabricación de su invento. Así, en 1814 hizo su primera máquina de coser, parecida a una mano humana. Pidió y se le concedió la patente le caducó por no pagarla. Tras varios intentos la mejoró y en 1839, construyó una máquina que casi igualaba el proceso del tejido de cadeneta haciendo el trabajo más fácil y rápido. Sin embargo, como no tenía dinero para montar una fábrica, cedió su proyecto a la Universidad técnica de Viena.
Josef Madersperger murió empobrecido en Viena el 6 de octubre de 1850 sin haber comercializado su invento; no pudo llegar a conocer el cambio que operó en la sociedad de aquel tiempo y de todas las épocas.

El mayor avance de la máquina de coser se produjo en 1843 cuando el estadounidense Elias Howe desarrolló la primera máquina de coser práctica, funcional, con doble costura. Su compatriota Isaac Merritt Singer reconoce el potencial de esta invención, la desarrolla y la comercializa. Singer comenzó la producción de máquinas de coser a mediados del siglo XIX  



En la Karlsplatz de Viena hay un busto que recuerda al inventor, una calle en la misma ciudad, otra en Linz y en Innsbruch, y además un bloque de viviendas de 1955 que se llama Madersperger- Hof. Todo es poco para agradecer a estos inventores los mecanismos que nos hacen tan fácil, hoy en día, coser y tener variedad de prendas que eran impensables en el s. XIX.

¿Os imagináis cómo nos vestiríamos si estos señores no hubiesen puesto su inteligencia al servicio de la sociedad para hacer la vida más fácil? No existirían el prêt a porter, ni la alta costura, ni los certámenes de la moda.
 ¡Si estos inventores viesen el cambio de vestimenta de nuestra sociedad actual gracias a su primera máquina de coser!

sábado, 9 de septiembre de 2017

La maternidad de Elna. Elisabeth Eidenbenz


Hoy vamos a hablar de la Maternidad de Elna, fundada por Elisabeth Eidenbenz (1913-2011), una mujer suiza que salvó a más de 500 criaturas cuyas madres estaban internadas en campos de concentración franceses.
En 1937 esta enfermera suiza llegó a España, para ayudar a madres y sus criaturas en la guerra civil española, como una componente de la ayuda humanitaria.
Elisabeth Eidenbenz (2 fila-2), con su equipo
en el Castillo de l'Hille
Con motivo de la derrota del ejército republicano español muchas familias huyeron a Francia, y, si al principio se cerraron las fronteras, al final, tuvieron que abrirlas, pero eran tantos los refugiados que Francia los internó en las playas de Argelés sur mer, a 35 Km. de la frontera, en condiciones pésimas, no tenían nada, ni letrinas, ni barracas, ni cocina...rodeados de alambradas y vigilados por senegaleses, marroquíes y gendarmes - hay muchos testimonios de gente superviviente que explica las condiciones en las que estaban en estos campos.
Las enfermedades proliferaban y morían muchos niños, por ello, Elisabeth se puso en contacto con los jefes franceses y solicitó un lugar para que las mujeres embarazadas estuvieran en mejores condiciones y pudiesen parir sin problemas de mortandad.

Castillo de Bardou después de su restauración.
Buscó un lugar idóneo para fundar la maternidad y la pudo ubicar en un palacete de tres pisos, semiabandonado, el castillo de Bardou, a las afueras de Elne, en la carretera de Montescot. Su restauración costó 30.000 francos suizos, que sufragó la asociación. Allí nació el primer niño en 1939.
La Cruz Roja aportaba diversos productos sanitarios y alimenticios y los demás materiales procedían de colectas y ayudas humanitarias. Con el trabajo de voluntarias y profesionales de la escuela de enfermería suiza se atendían unos 20 partos mensuales. El paritorio era una habitación con una mesa, un lavabo, una cama y un armario.
A partir de la segunda guerra mundial acogieron a mujeres judías que huían de los nazis. Pudieron nacer allí aproximadamente 200 niñas y niños judíos.
Portada el libro
 de Assumpta Montella
Cuando Francia fue ocupada, la Gestapo hizo algunas inspecciones buscando personas judías para internarlas en sus campos "famosos".
Al final, la directora del programa mandó cerrar la maternidad en 1944 porque se oponía a ocultar a ciertas personas.
El edificio estuvo abandonado hasta el año 1990, cuando fue adquirido por un vidriero para montar su taller. Este pudo conocer su historia tras conocer a un judío que había nacido en la maternidad.
Los dos decidieron buscar a Elisabeth. En 2002 cuando la historia fue conocida, se le hizo un homenaje y a partir de entonces recibió varias distinciones internacionales.
En 2004, el alcalde Nicolás Villa, nieto de refugiados españoles, hizo la adquisición de la maternidad para conservar su memoria.
El cine y la literatura han plasmado toda la historia de la maternidad y de Elisabeth.

En 2017 Silvia Quer dirigió "La luz de Elna",película que proyectó TVE.  
Elisabeth Eidenbenz nació en Suiza el 12 de junio de 1913. Se retiró a Rekanwinkel, a 30 Km de Viena y murió en Zurich el 23 de mayo del 2011,a la edad de 97 años.
Su labor ha sido reconocida con multitud de medallas y premios, pero siempre recordaremos a esta mujer por su abnegación y solidaridad en salvar vidas. ¡Un gran ejemplo!