Ir al contenido principal

CANFRANC, un enclave estratégico en el Pirineo Aragonés


Canfranc es una villa del municipio de la Jacetania, en la provincia de Huesca. Es un paso fronterizo entre España y Francia; contrabandistas, espías y fugitivos utilizaban este medio para transitar a través de sus montañas.

Por ser punto fronterizo, Pedro IV, en el siglo XIV, le concedió el privilegio del vino que consistía en poder transportar vino blanco y tinto sin pagar impuestos.
Más tarde, María de Castilla en el 1440 le dio el derecho de rota que les obligaba a defender el camino a la frontera, a cambio de la exención de impuestos y el cobro de derecho de peaje y aduana.
 Sin embargo, lo más conocido del pueblo es su estación, un edificio admirado por todo el mundo y catalogada como monumento el 6 de marzo de 2002.

La estación de Canfranc fue pensada para unir Francia y España en un convenio que firmaron ambos países en 1904 y 1915.  En 1923 se iniciaron las obras de la estación con el proyecto de Fernando Ramírez de Dampierre, aunque hubo algunas modificaciones por parte de los ingenieros del Ministerio de Fomento, que querían cambiar la mampostería de las fachadas.
El 18 de julio de 1928, el rey de España, Alfonso XIII, inauguró el nuevo edificio junto con el presidente de la República Francesa, Gastón Doumergue.

Es una estación de gran dimensión porque reunía en un mismo espacio las necesidades de un paso internacional con elementos desdoblados, como taquillas, oficinas de ambos países, comisarías de policía, correos, telégrafos, enfermería, hacienda, cantina, restaurante, aduanas de ambos países, cambio de monedas etc…

Los letreros están en español y francés porque había dos mitades y la propia estación funcionaba como frontera de ambos países.
En 1931 hubo un incendio que ocasionó daños importantes a la estructura. Durante la Guerra Civil fue clausurada para evitar entradas desde Francia.

Durante la Segunda Guerra Mundial se prohibió el tráfico de viajeros y la parte francesa fue ocupada por el ejército nazi, que tuvo algunos roces con la parte española.
Según cuentan personas de aquellos tiempos, por Canfranc pasaban los trenes que llevaban wolframio a Alemania y, a cambio, España recibía 12 toneladas de oro y 4 de opio (en un año).
También transcurrían trenes llenos de latas de sardinas, naranjas... de los que intentaban sisar algo para ir resistiendo. Y así no pasaron hambre como en el resto del país.

 Cuando se derrumbó el puente del Estanguet, el 27 de marzo de 1970, debido al descarrilamiento de un tren de mercancías, se clausuró la comunicación con Francia.
Aunque a lo largo de los años se ha intentado recuperar la conexión, a día de hoy todavía no se ha conseguido.

Los servicios ferroviarios actuales de Renfe unen Canfranc con Zaragoza con dos itinerarios diarios de ida y vuelta. Hay un autobús que enlaza Canfranc con Bedous.
Debido a su situación estratégica, durante la Segunda Guerra Mundial el jefe de estación Albert Le lay se jugó la vida albergando a judíos a los que intentaba pasar al otro andén para poder tomar un tren a Lisboa, pero algunos no tuvieron suerte y fueron atrapados por la Gestapo y recluidos en campos de concentración españoles.

Los nombres de Albert Le Lay y su suegro, Víctor Fairén, que le facilitó la huida, han quedado para la historia y en la novela "Volver a Canfranc " de Rosario Raro se explica claramente todas las dificultades que tuvieron ayudando a huir a judíos a fin de que no cayesen en manos de la Gestapo.
Es una estación muy original y el trayecto en tren, fabuloso, con unos paisajes fascinantes. Vale la pena llegar a Canfranc para disfrutar, aparte de la estación, de todo su patrimonio histórico como la iglesia parroquial de la Asunción, el Fuerte de Coll de Ladrones, La torreta de los fusileros y restos del castillo medieval.
Y mientras tanto, os ofrecemos este novedoso documental a tiempo real desde Zaragoza a Canfranc. ¡Viajando desde casa!


En resumen, Canfranc es un pueblo precioso y su estación un monumento nacional. ¡No os lo perdáis!




Foto: Año 2003 ,Teresa M, la la autora, con dos amigas en un viaje al sur de Francia, frente a la estación de Canfranc

Comentarios

  1. Vale la pena visitar Canfranc y su maravillosa y original estación

    ResponderEliminar
  2. El día 18 de julio estaba previsto conmemorar la inauguración de la estación que fue el 18 de julio de 1928 y hacer una comida igual que la de aquel día en la Venta del Sotón , incluso con personas ataviadas con trajes de la época. Pero debido al coronavirus se ha suprimido y se espera hacerlo el próximo 2021.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La situación política-económica-social de España

Desde 2007 España está en una crisis profunda. Empezó como una crisis de economía desencadenada por la explosión de la burbuja inmobiliaria e incluye hoy en día casi todos sectores de la vida pública y privada. por Roland M.  (estudiante de español)


LA SITUACIÓN SOCIAL
La sociedad española se está empobreciendo. Hay mayor pobreza como consecuencia del descenso del umbral de pobreza. La vulnerabilidad de grupos como los niños está incrementándose. También hay un tipo nuevo de pobreza, la energética; cada vez hay más familias que no pueden permitirse pagar el recibo de la luz.
El trabajo ya no supone una salvaguarda de la pobreza. Aun teniendo un puesto de trabajo, las personas no necesariamente tienen suficiente para vivir. El impacto de la crisis sobre el empleo es tan fuerte que la población se desanima y deja de buscar un empleo. La tasa de paro se situó a finales del año 2013 en el 26%. Pero el paro baja por la caída de la población activa debido a la emigración y el envejecimiento. Ad…

El nivel de vida en Viena, turistas de unos días

¡¡Nos vamos a Viena de vacaciones!! pero una vez allí, ¿cómo es el nivel de vida?¿nos gastaremos mucho dinero? eso nos ha preguntado nuestra amiga Susana.  Ella tiene ya los billetes de avión para ir unos días en verano con sus dos hijos, (vuelo directo con Austrian AirlinesBarcelona-Viena, 165 € por persona) y también ha reservado un apartamento para 4 personas, a través de Oh Vienna! que le ha costado 265€ para esos días.
Queremos darle una idea aproximada…

Existe el mito de que Viena la vida es muy cara, pues la verdad es que a grandes rasgos no lo es, le ocurre,  como en muchas otras ciudades turísticas, que si te metes en el centro en los sitios más turísticos, sí puede serlo, pero si tienes un poco de cuidado, sabes dónde ir o te dejas aconsejar, apenas notarás diferencia con tu ciudad de procedencia.
En el caso de Susana, al estar en un apartamento, puede hacer los desayunos y algunas comidas en casa a precio de supermercado. La cesta de la compra en Viena es bastante razonable…

El Café Central de Viena. Un café con historia

Uno de los cafés más emblemáticos de Viena es el famoso Café Central que antaño, reunía en su local a las mentes más preclaras del arte, la política y la literatura, como Freud, Trotsky, Klimt... Stewan Zweig fue uno de los asiduos, aunque no tan conocido como otros, sin embargo, en su exilio, lo que más  recordaba eran las tertulias del café, las lecturas de los periódicos de medio mundo y las revistas literarias y artísticas que se ofrecían gratis a los clientes. El café Central se inauguró en 1860, convirtiéndose en el lugar de encuentro de los intelectuales de la época.


Está situado en la planta baja del palacio Ferstel, un edificio de estilo neorrenacentista, en el distrito 1. El interior presenta el tono amarillento, simulando el color que podría tener el local debido a la emisión de humos de la gran cantidad de cigarrillos, puros y pipas que allí se consumían. Sus lámparas, sofás y retratos son un reflejo de un tiempo en que era la sede casi habitual de muchas personas que encontra…